Sin categoría

Minientrada Qué dice la Biblia de su inspiración 2.2.4

Share

Este artículo pertenece a la serie: Sola Escritura: ¡No! Tradición: ¡Sí! para ir a la entrada principal (Índice) clic en el nombre de la misma.

Notemos que son muy pocos los pasajes donde la Biblia misma enseña su inspiración, aunque sea de modo indirecto, y la mayoría de los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento no dicen absolutamente nada sobre esta inspiración. De hecho ningún autor de los libros del Nuevo Testamento dice estar escribiendo bajo el impulso del Espíritu Santo, excepto San Juan al escribir el Apocalipsis.
Además, en el supuesto caso de que cada libro de la Biblia comenzase con la frase: “Este libro es inspirado por Dios”, semejante frase no probaría nada: el Corán dice estar inspirado, el Libro del Mormón, varios libros de algunas religiones orientales. Es más, lo libros de Mary Baker Eddy, la fundadora de la Ciencia Cristiana, y de Ellen G. White, fundadora del Adventismo del Séptimo Día se auto-declaran inspirados. Se puede concluir, con bastante sentido común, que el hecho de que un escrito se atribuya cualidades de inspiración divina no quiere decir que así lo sea.
Hace ya muchos años el mismo P. Colom afirmaba: “Llevo más de veinte años pidiendo a las sectas protestantes, a sus fieles, a sus pastores, que me prueben —por escrito, para que conste lo que han dicho—, que la Biblia es palabra de Dios. Lo he pedido en conferencias, por radio, en más de treinta mil hojas que se han repartido, personalmente,… Nadie ha contestado. Un pastor adventista del Séptimo día muy conocido, hará unos veinte años que me prometió que lo probaría. A los pocos días confesó que no lo podía probar. Hace unos meses, otro pastor adventista prometió lo mismo, para confesar después —hay testigos— que no lo puede probar. Otros que también prometieron probarlo, han callado. Verían, como vieron los adventistas, que no lo pueden probar. Por esto, cuando los católicos son visitados por algún miembro de las sectas, con la Biblia en la mano y la intención de quitarles la fe, pídanles que, antes de abrir la Biblia, les prueben por escrito que la Biblia es palabra de Dios… Y si se atreven a probarlo, que me escriban”.

Nota: Cuando decimos “probar” nos referimos a una “demostración” científica; la fe en la Palabra de Dios no se opone a la demostración de los fundamentos de la fe (no del contenido de la misma fe). Por tanto, hablamos de probar con razonamientos verdaderos, regidos por las leyes universales de la lógica (aunque sean expuestos en lenguaje sencillo y popular), de lo contrario, no hay prueba que valga (las que me han intentado dar algunas personas o caen en peticiones de principio –círculo vicioso– usando como argumento probatorio aquello a lo que deberían llegar como conclusión; o usan términos equívocos, etc.).

A veces sucede que cuando un católico les pide a los miembros de otras denominaciones que prueben que la Biblia es palabra de Dios, estos le preguntan si él cree que lo es, y si lo cree, ¿para qué probárselo? No hay que caer en este sofisma, puesto que los católicos creemos que la Biblia es Palabra de Dios apoyándonos en la autoridad del Magisterio de la Iglesia y la Tradición. Por el contrario, si algún protestante nos responde así, habría que decirle: “¿Usted cree que la Biblia es Palabra de Dios por el mismo motivo que lo creo yo? Porque si cree por el mismo motivo, entonces está aceptando que la Iglesia católica es la Iglesia verdadera fundada por Jesucristo y que tiene autoridad infalible para determinar qué libros son inspirados por Dios y cuáles no. En tal caso: ¡bienvenido al catolicismo!”

Otro problema serio se presenta para los protestantes con las traducciones de la Biblia. La Biblia es palabra de Dios; pero la Biblia inspirada por Dios no ha sido escrita en nuestras lenguas modernas. Algunos de sus textos originalmente fueron escritos en hebreo y otros en griego. Nosotros tenemos traducciones de la Biblia; y toda traducción, al no poder verter en la lengua a la que quieren traducir, toda la riqueza del original, tiene que añadir expresiones para hacerse entender, las cuales añaden o quitan palabras al texto original. Esto lo hace notar la misma Biblia, puesto que el libro del Eclesiástico comienza con un prólogo del traductor (nieto de Jesús ben Sirá, autor del libro) que reconoce lo siguiente:

“Las palabras hebreas pierden mucho de su fuerza trasladadas a otra lengua. Ni es solo este libro, sino que la misma Ley y los Profetas, y el contexto de los demás libros, son no poco diferentes de cuando se anuncian en su lengua original”.

Ahora bien –nuevamente nos ilumina con sus argumentos el P. Colom–, cuando las sectas se presentan con la Biblia, se les puede preguntar: “¿Esto es la Biblia o una traducción de la Biblia?”. Han de decir que una traducción. “Si es una traducción —añada el católico— ¿dónde dice la Biblia que se puede traducir? ¿Dónde dice la Biblia que esta traducción está bien hecha y no contiene errores?, pues, según ustedes hemos de creer solamente lo que dice la Biblia”. Para probar que la Biblia se puede traducir y que la traducción está bien hecha y no contiene errores, hace falta una autoridad distinta de la Biblia —puesto que la Biblia no lo dice— y posterior a ella y a la traducción, autoridad que las sectas no admiten.

Conclusiones:

  • Son muy pocos los pasajes donde la Biblia misma enseña su inspiración.
  • Si algún protestante cree que la Biblia es Palabra de Dios por lo mismo que nosotros, pues ¡bienvenido al catolicismo!
  • La Biblia inspirada son las del lenguaje original, las demás que son traducciones y versiones son interpretaciones de la primera.

Para ir al artículo siguiente vaya a la entrada principal (Índice) haciendo clic aquí y seleccione desde allí el próximo.

Share

Acerca de José Carlos Pando Valdés

Gracias por dedicar parte de su tiempo a la lectura apologética, tan ncesitada dentro de la Iglesia actual. Que Dios lo colme de Bendiciones.

4 Comments

  1. ruthbendita

    16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para
    redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 afin de que el hombre de Dios sea perfecto,
    enteramente preparado para toda buena obra.
    2 TIMOTEO 3:16

  2. alright

    Disculpa, pero no entendi. Dices que ningun protestante puede probar la inspiracion de la biblia, pues la biblia raras veces afirma su procedencia divina, pero ¿como es que ustedes pueden probar su inspiracion? ¿Que significa tu frase “cree que la Biblia es Palabra de Dios por lo mismo que nosotros”? ¿que es “lo mismo que nosotros”?

    un abrazo…

    • Saludos alright
      Ningún protestante puede probar la inspiración de la Biblia, pues el modo de hacerlo ha sido cercenado por ellos mismos. Observe que no es porque la Biblia exprese o no exprese su inspiración, pues si tal fuere el caso podríamos decir que ninguna persona jurídica puede dar testimonio de sí, esto sería un absurdo. Así también lo entendió la Iglesia primitiva quien aceptó el Apocalipsis de San Juan muy tarde y con muchas dudas en el Oriente, y este libro es el único que claramente dice estar inspirado por Yavé. Esto deja claro que si la Biblia tuviera un catálogo en donde se dijeran cuáles son los libros que en ella deben de estar (a modo de índice) tampoco fuera suficiente.
      El NT no es más (mundanamente hablando) que la recopilación de una serie de escritos de aquella comunidad cristiana, formada por los Apóstoles y sus discípulos, y que habían surgido según la necesidad del momento. Lucas lo reconoce de plano y tan solo con leer su prólogo basta para comprender la verdadera intención del mismo. Las cartas de Pablo persiguen un objetivo preciso y se destinan a cuestiones concretas, si los romanos no tenían problemas con la eucaristía no había por qué escribirles lo que se le dijo a los de Corinto, como tampoco había que atosigar a los primeros con las cuestiones que atormentaban a los segundos. Este es el NT. El que la Iglesia reconozca que es inspirado no cambia esta realidad, simplemente está diciendo que su texto original, no las interpretaciones del momento, eran, a lo que en fe se refiere, el designio palpable de Dios.
      La Iglesia católica afirma la inspiración de la Biblia por la autoridad de su Magisterio y su Tradición (de la que ella es parte). Recuerda que la Tradición (de la que se hablará en el capítulo 3 de la serie) no es cualquier concepto insertado por una escuela eclesial o por el santo fulano, esta es el mensaje de Cristo y sus Apóstoles. El NT es tan solo parte de esta. El cristianismo no es una religión ‘’del libro’’ como, por ejemplo, los musulmanes. Nosotros creemos por la Tradición Oral Apostólica y filtramos las diferentes doctrinas en el extracto más condensado de esta, la Biblia. Recuerda que el mismo NT se aceptó porque estaba acorde con la Tradición y no al revés.
      Si no he respondido a tus preguntas vuelve a preguntarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *